carta a mi vieja pentium III

Fueron 10 años a mi lado, siempre fiel, nunca fallida con mis objetivos. Siento impotencia, alegría y tristeza, emoción y decepción, satisfacción y deshonra. No se como llamar la mezcla de sentimientos. Empecé el respaldo de los datos, los mp3, las pelis, los "bookmarks" del Firefox, la configuración del perfil, tratando de no olvidarme de nada. Te dejé como el LiveCD te trajo al mundo...

Muchos años ayudandome a batallar contra un enemigo invisible, encendiéndote y apagandote infinidad de veces, siendo testigo de interminables noches de amistades encontradas a tu frente, mostrándome diarios, datos, información loca y divertida, haciendome reír y hasta entristecer por las noticias que me precipitabas, sin previo aviso.

Me hiciste enojar muchas veces cuando no sabia que te pasaba, y me hacías devolverte el perdón absoluto cuando encontraba la tan ansiada solución a ese problema. Me ayudaste a entender la crueldad del mundo, de mi pais, del amor y del odio. De muchas cosas que están bajo la misma atmósfera, en este mismo cielo azul.

Quemaste más CDs que la Inquisición Piratera, que el CANON mismo, explotaste en datos, te alivianaste cuando te hice el exorsismo de la "Ventanita", enseñándome que la culpa no es siempre del Hardware, si no del Software.

Te veo en el piso al lado de mi nueva PC, en donde escribo éstas líneas. Quizás el destino carece del sentido de la ironía. Quizás...

Hoy te dejo por una más joven y rápida, aunque sea de tu misma familia Intel. No te pongas celosa, te voy a seguir visitando en el escritorio de mi pingüina compañera, a quien te doy en adopción. Y acordate, cuando necesites algo, pedimelo, que acá voy a estar.

Adiós, mi vieja Pentium III. Adiós...
17 comentarios

Entradas populares de este blog

Botones capacitivos no vibran o encienden en Samsung S6

PARTE I: Instalar OCS Inventory NG (Server) en Ubuntu Linux 14.04 LTS

Enviar mensaje masivo a PCs con Windows en un Dominio