en auto el sabado por la noche

Nunca me había sucedido. "Pero, tenés 25 años, ¿cómo que nunca?". Si, NUNCA. Siempre tuve temor de pedirle el auto a mi viejo. Siempre. Es muy cuidadoso con todo y mucho más con su auto.

Aproximadamente, desde los 13 años que sé conducir autos, y mucho más temprano fué las motos, como a los 10. No fue pronto que saqué mi Licencia, ya que no le ví sentido sólo hasta los 19 años, cuando me di de alta en los conductores registrados.

Quizás una salida por el barrio, muy cuidadosamente, dando vueltas unas manzanas, un día domingo, para luego de 30 minutos de trayecto, volver a guardarlo.

Lamentablemente anoche las condiciones climáticas me imposibilitaron salir movido por mi moto (algún día hablaré más de ella). Habíamos planificado con mi compañera una salida de cine, típica de un sábado por la noche lluvioso y aburrido, previo pasando antes por un buen patio de comidas y satisfacer el ruido de tripas, tocando por esas horas varias Sinfonías conocidas.

Yo: Viejo, ¿me prestás el auto para ir al cine?.
Él: Obvio, te doy los papeles, maneja con cuidado y cuidamelo.

Una situación realmente increíble. Tantos años soñando con este momento, tantos conocidos o allegados que me trataban casi como estúpido por no pedirle nunca el auto a mi padre, y tantas veces que me quedé callado para no pasar vergüenza frente a otros cuando me preguntaban.

Podés decir que soy un grandulón estúpido, "pavo", imbécil o lo que fuese, pero te cuento que si decís eso, dificilmente me quitarás la alegría de que mi viejo me haya prestado su auto un sábado por la noche...

18 comentarios

Entradas populares de este blog

Botones capacitivos no vibran o encienden en Samsung S6

PARTE I: Instalar OCS Inventory NG (Server) en Ubuntu Linux 14.04 LTS

Enviar mensaje masivo a PCs con Windows en un Dominio