la suerte y el trasero

Un hombre incómodo afrontando el día a día es un hombre tieso a la noche. De ésto soy un convencido.

A fines del pasado año, la empresa nos obsequió en una fiesta diversos regalos a los presentes. En mi caso, una orden de compra de cierto monto para gastar en una reconocida casa de artículos para el dormitorio.

Después de meses sin encontrar los vales de compra, los cuales daba por perdidos, al fin aparecieron ayer. Gracias a ellos, hoy me compré un Puff. Cuando llego a mi casa y me siento en él pensé:

"La suerte ayuda a la comodidad del trasero"
13 comentarios

Entradas populares de este blog

Botones capacitivos no vibran o encienden en Samsung S6

PARTE I: Instalar OCS Inventory NG (Server) en Ubuntu Linux 14.04 LTS

Enviar mensaje masivo a PCs con Windows en un Dominio