el café enseña

Recuerdo de la semana pasada. Termino mi jornada laboral. Son la 1 de la madrugada, voy camino al estacionamiento a buscar mi moto y emprender el frío (no tan frío) viaje a mi cama. Saliendo de la oficina, paso antes por la maquina que tan humildemente nos regala café en muchas variedades.

Salgo, lento y sin apuro, total, al otro día ingreso a las 17 horas y a la mañana puedo dormir un poco más (cuando está mi madre, unos minutos, pero si esta mi padre, unas horas)...


A medio caminar, en pleno estacionamiento, faltando unos 20 metros para llegar a mi moto fría, esperando a ser calentada unos minutos y rodar por las calles. Justo ahí decido tirar el vasito descartable de café en una típica actitud del hombre argentino cansado de su rutina de trabajo.
Destaco que en este momento el contenido de líquido era de un 90% original, debido a que mi caminar lento no es TAN lento. Cuando suelto el café, éste pega con su base de lleno en el piso, devolviéndome el contenido del mismo sobre mi campera, la cual paso de un color azulado-gris a un marrón-gris.

Por no tirar la taza de café en su lugar, en un recipiente especialmente preparado para recibir los desechos laborales, ese que está justo debajo de tu escritorio donde va todo lo que no sea orgánico. Por no utilizarlo, tuve mi merecido baño de café.


Después no me creen cuando digo que el café enseña...

18 comentarios

Entradas populares de este blog

Botones capacitivos no vibran o encienden en Samsung S6

PARTE I: Instalar OCS Inventory NG (Server) en Ubuntu Linux 14.04 LTS

Enviar mensaje masivo a PCs con Windows en un Dominio