canasvieiras

Y quien no miró los cabellos de nuestros abuelos, o de nuestros mismos padres en la infancia, y preguntábamos que eran esos pelos blancos. Crecimos y nos reíamos, a veces de la gente sin un color uniforme en el cabello. Más gracia nos provocó esas tonalidades y usos de tinturas para ocultarlas. Y muchos decían yo me las voy a dejar, y otros yo las voy a ocultar.

Pero, si las ocultamos ¿que ocultamos realmente?. ¿El miedo a la vejez o el miedo al ridículo?. Y muchos dirán: una cosa es ser canoso y otro directamente ser falto de cabello, pero eso es otra cuestión. Hoy quiero apuntar a las canas, para algunos el terror de los años mostrados en una vidriera craneal.

Y aparecen los antiguos o actuales (no lo sé) mitos sociales: que las canas a algunas mujeres le producen atracción, a otras rechazo, pero siempre hablando de los canos masculinos. Que si echamos una al aire, buscamos la suerte como último recurso, o si nos quitamos una, crecen varias más...

Por mi lado, y el porqué de ésta entrada, no tengo un millón, solo un par. Aunque no se si es un crecimiento cotidiano o solo crecen minutos antes de que las vea en mi espejo.

Anoche, al salir de ducharme, encuentro unas cuantas bien ocultas en mi cabello. No muchas, pero ahí están, han aparecido. Pero algo raro me sucedió: algún tipo de felicidad mágica me llenó. Y sigo tratando de entender el porqué me hacen sentir bien...

Si con 25 años (casi casi 26) tengo unos pelines blancos, ¿cuando llegue a los 40 seré albino?. Si Richard Gere las tiene, ¿porque yo no?. ¿Realmente algunas mujeres encuentran atractivos a los hombres con cabellos de "toques" blancos?...

Pero me quedo tranquilo y que quede más que claro: no son muestras de vejez, son muestras de experiencia... (y me han hecho feliz)
19 comentarios

Entradas populares de este blog

Botones capacitivos no vibran o encienden en Samsung S6

PARTE I: Instalar OCS Inventory NG (Server) en Ubuntu Linux 14.04 LTS

Enviar mensaje masivo a PCs con Windows en un Dominio