Soy la voz olvidada

Hace miles de años aparecí, para comunicar, para expresar, para opinar, para hacer que las partes que movían y modificaban éste mundo llegasen siempre a un acuerdo. Soy aquella que provocó guerras, asedios a grandes ciudades, la que llevó mensajes a través de desiertos, montañas, polos, océanos, la que hizo caer imperios tan grandes como continentes enteros, y las que los armó nuevamente de las cenizas. Fuí la que impulsó el uso del carbón para mover un pistón, la que educó desde un estrado a un alumno para que éste entienda lo que es la capa de ozono, soy la que educó a tus hijos, esa que no ves, esa que salió de tu boca y que cada día te sumerge en éste mundo loco para algunos, simple para otros, complejo hasta para el matemático más ambiosioso.

Me han dado muchas formas, muchos cambios, muchos léxicos distribuidos. Y he vivido en un mundo "babelonizado", "idiomatizado" de las formas más diversas, pero eso me ha dado fuerza. La fuerza necesaria del entendimiento, y eso me hace indestructible, por momentos.

Soy esa voz olvidada que siempre estará pero que fantasmagóricamente y como un cuento de ciencia ficción pareciera que algún día desaparecerá. Soy la que se comunicó entre varios científicos para encontrar el origen del universo en un anillo de 27 kilómetros de diámetro. Soy la que le dió a  un tal Einstein la capacidad de explicar al mundo porqué si vuelvo de un viaje a la velocidad de la luz te haces más joven que el resto de los que nos quedamos a la salida. Soy esa que sale de cada boca y modifica el mundo, como lo habrás visto desde que existo y desde que la humanidad me utiliza para crear más humanidad. Sin mí, nada de ésto hubiese sido posible.

Pero hoy todo esto puede cambiar. Soy olvidada y recordada por los más viejos, por los dejados, por los profesionales ortodoxos que hablan de un renacimiento de la información en una pantalla. Donde modificaste el "todos/as" por un "tod@s". Soy la que extraña una mágica compañía de una voz amiga entre una charla cara a cara. Soy la que se oculta detrás de las abreviaturas creadas por tí, donde un "q" es lo mismo que un "que". Hoy creer hablar de tu vida  o de lo que piensas en 140 caracteres, cuando antes ibas a lo de tu amigo y hablabas cuanto necesitabas. Publicas lo que piensas, te haces fanático de alguien que no conoces, subes tus fotografías a un portal que llaman El gran libro de los rostros, pero ahí me quedo yo, con esas ganas de hablar y de provocar magia con los otros que están del otro lado. Quizás por momentos lo hagas, pero ya no me usas tanto y eso es una certeza. Y es una sensación extraña. He inventado tantas cosas desde la garganta de tanta gente importante, y a la vez provoco mi autodestrucción, de a poco, con conferencias que hablan del futuro de las Redes Sociales y que sumergen a la gente a su uso, sin darse cuenta que ahora emites una buena parte de tus pensamientos a través de un teclado en vez de usarme.

Ya no hay charlas fluidas, momentos compartidos, ni llamadas por teléfono. Sería bueno que me encuentres hoy. Es imbatible la llegada de nuevos métodos de comunicación, y yo, la voz, existiré siempre, o quizás no. Tal vez el mismo futuro o la humanidad que hoy vives y que ayudé a diseñar me haga una mala jugada. 

Simplemente abre tu boca, emite tu voz y haz contacto con otra. Allí verás realmente la maravilla de la comunicación.
1 comentario

Entradas populares de este blog

Botones capacitivos no vibran o encienden en Samsung S6

PARTE I: Instalar OCS Inventory NG (Server) en Ubuntu Linux 14.04 LTS

Enviar mensaje masivo a PCs con Windows en un Dominio