De cómo Internet Explorer podría sobrevivir a su muerte


Hace años, cuando muchos de nosotros nos internábamos en lo que era la nueva herramienta llamada Internet, allá por los inicios de la década del '90, Internet Explorer era una de las joyas de la corona Microsoft y estaba presente en todos los ordenadores hogareños. Un navegador que venía instalado como la mano derecha de Windows en cada uno de sus equipos. Con ello, los usuarios básicos no tenían otra alternativa que utilizar el navegador de Microsoft para navegar en la web. Con el paso del tiempo, aparecieron nuevos rivales para este titan de la navegación. Navegadores libres de código abierto y otros no abiertos, iniciaron una pronta invasión a lo que era un mercado afianzado por el navegador de los chicos de Redmond. Así surgieron Mozilla, con su Firefox, Opera, Safari por el lado de Apple, o el nuevo y tan bien aceptado Chrome, del gigante Google.

Luego, la batalla se centro en los estándares webs, batalla que sigue siendo cruenta hasta nuestros días, con Adobe, Apple y Google entre otros tantos como abogados y fiscales del asunto. Con todo ello sumado a historias de luchas internas, externas, de guerras binarias, de contratos de empresas y luchas de formatos libres para una web accesible para todos sin restricciones, Internet Explorer perdió la batalla, ya sea por decisiones conjuntas de grandes corporaciones o decisiones de gobiernos luchando contra el Monopolio que significaba imponer un navegador a la fuerza, pasando por encima de la libre decisión del usuario en su uso e instalación.

Decisiones erróneas o no, Microsoft como buen gigante que es y como aficionado a los negocios sabe a qué se enfrenta: estándares abiertos y la lucha de éstos (y de quienes los defienden), además de un buen ejercito con excelentes soldados (los otros navegadores) como frente de batalla.

Mi punto de vista con ésta entrada no es explicar qué se hizo mal y que bien, pero la verdad es que los usuarios hemos demostrado con el paso del tiempo que el futuro es la variedad, la opción de elección, que los productos sean pensados para solventar nuestras necesidades de una forma sencilla y práctica, todo ello es el alimento al monstruo sano que nos lleva a seguir teniendo el poder de elección en la web. Ésto es visto sanamente por algunos, y por otros como una oportunidad al esfuerzo continuo de los desarrolladores de las grandes compañías para demostrar su supremacía y obtener liderazgo en sus programas de navegación web.

Leyendo un buen artículo de Genbeta donde Ryan Gavin muestra las nuevas novedades de lo que será Internet Explorer 9, me he puesto a pensar que nuevamente Microsoft "espera" hacer las cosas correctamente (como el fiasco de Windows Vista y porst mea culpa Windows 7), quitando del medio la temática si se trata de un Software Privativo y espía, ya que se ha demostrado que muchas de las actualizaciones de los Software de Microsoft son en realidad listening-programs de las acciones de los usuarios y el estudio de sus equipos, entre otras cosas.

Ahora bien, muchas de estas novedades parecen interesantes y correctas (recomiendo la lectura del artículo para ello), pero creo que Microsoft sigue cometiendo un error, y es el de no levantar la cabeza para abrir el juego y de alguna manera plantarse seriamente como otra alternativa más ante los otros navegadores. Mencionaré algunas de mis ideas que, quizás si o quizás no, sean tomadas seriamente como cambios de estrategia para un Software que fue bastardeado correctamente por los usuarios intermedios, esos que conocen la importancia de las extensiones o la agilidad de los motores JavaScript en un navegador.

Software multiplataforma
Quizás sea pecar con su pasado, sus principios y filosofía de que todo Software Microsoft únicamente esté disponible para Sistemas Microsoft,  no creo que sería una mala idea que comiencen a pensar seriamente en la posibilidad de migrar su navegador a otros sistemas. Firefox, Chrome y Opera son ejemplos de que las empresas que los desarrollan no están detrás de la solidificación del uso de un Sistema Operativo en particular, si no más bien en afianzar el uso de su Software, de su navegador web. No sería descabellado que Internet Explorer pueda instalarse en OS X, en Linux o en un dispositivo móvil. Ésto le daría dos posibilidades: primero, la de abrir su corazón para que su Software compita en otras plataformas y con otros navegadores y segundo, la de demostrar que el objetivo es el liderazgo de los navegadores webs, no de un Sistema Operativo, como ha sido el objetivo de toda su vida y con ello dejar de ser visto poco a poco como el niño malo de la película del Software mundial.

Creación de Extensiones
Firefox como gran líder y padre en ésta particularidad (ahora seguido de cerca por Chrome) demostró que Mozilla tuvo la capacidad de dar valor agregado a su Software, cosa que muchas otras compañías olvidan y por ello mueren sin conocer el éxito. Internet Explorer (y quizás Microsoft) hace años que no brinda la posibilidad de agregar características suplementarias, las cuales le dan más herramientas a sus usuarios la hora de navegar. En el caso de las extensiones, las mismas lamentablemente deberán seguir siendo creadas por la misma Microsoft, ya que el mayor punto en contra en éste navegador es su Código Ultra Privativo, religión en los productos de Redmond, con lo cual la misma empresa seguirá siendo la única capaz de dar esas herramientas suplementarias y mejorarlas al ritmo de la competencia.

Se me ocurren otras ideas de cómo Microsoft puede enfrentar al potente mercado de navegadores webs con su nuevo Internet Explorer 9, como la integración de sincronización con todos los otros programas de navegación, integración de sus favoritos con el cloud, mayor configuración y personalización del navegador, entre otras.

Quizás sea momento en que Microsoft deje atrás la idea de que si quieres usar Internet Explorer, instala Windows. Muchas compañías se dieron cuenta que disponer de su Software para la diversidad multiplataforma, los estándares abiertos y con la personalización del programa accesible al usuario, siendo el navegador libre o no, le da un valor agregado que los usuarios saben agradecer a medida que pasa el tiempo. Y en esta guerra, o estas escuchando al usuario o a tu bolsillo. El equilibrio es oír a ambos, cosa que Microsoft con su Internet Explorer no ha sabido ejercitar mucho.
4 comentarios

Entradas populares de este blog

Botones capacitivos no vibran o encienden en Samsung S6

PARTE I: Instalar OCS Inventory NG (Server) en Ubuntu Linux 14.04 LTS

Enviar mensaje masivo a PCs con Windows en un Dominio