La escritura manual: ¿una evolución que involuciona?


Desde que despierto al amanecer, hasta que me voy a la cama nuevamente, son pocas o ninguna las veces en que tomo un lápiz o cualquiera de sus herramientas desarrolladas (bolígrafo, birome, etc.) y ejerzo o practico la escritura manual. Pero como bien se que no soy el único con éste problema, me pongo a pensar en que la escritura manual tiene un futuro cada vez menos prometedor.

No sabemos cuando desaparecerá, ni tampoco si realmente lo hará (dudo mucho que así sea), pero con el advenimiento de los dispositivos electrónicos en donde sobre una pantalla táctil podemos escribir perfectamente nuestras ideas y trasponerlas en una realidad virtual perfectamente legible, por así decirlo, podemos pensar en que la humanidad familiarizada con la tecnología se está alejando hace tiempo y de forma caótica del hermoso principio de trazar con nuestras manos el idioma que nos regalaron las civilizaciones antiguas.

Esas mismas civilizaciones comenzaron a trabajar sin saberlo en el nacimiento de los idiomas, los símbolos y los textos sobre papeles, y la civilización toda ha ido a la par en el desarrollo con todas ellas desde siempre. Luego vino la imprenta, en donde en forma masiva se podían escribir textos y formar conjuntos de páginas como en una línea de producción automovilística de nuestros tiempos, en donde las palabras y las hojas formaban libros, enciclopedias e interminables atlas de palabras. Fue una época gloriosa, donde empezaron a desarrollarse nuevas formas de escritura ordenada y limpia. Más tarde irrumpió en escena la electrónica, donde el hardware y el conocimiento escrito en códigos por los desarrolladores llevó a la práctica lo que en teoría era irreproducible para los antiguos matemáticos: disponer de herramientas de calculo avanzadas.

No estoy aquí para dar una cátedra (ni tampoco lo podría hacer) de cómo fue el avance histórico que tuvo la escritura hasta nuestros días. No he vivido con Gutemberg armando piezas de imprenta ni he estado al lado de Pascal desarrollando máquinas de Calculo. Pero si podemos dar fe de lo que estamos viviendo en nuestros días: un alejamiento cada vez más profundizado respecto de la escritura manual. Hoy en día sabemos que nacemos con una inteligencia manual, la cual es explotada con la escritura a temprana edad. No puedo negar que amo la tecnología, y como amante de ella estoy a favor de cada uno de los avances que aparecen día a día y de cómo afectan a nuestras vidas cotidianas.

Nadie está exento a la idealización de que nos estamos alejando de la escritura. Por nombrar algunos ejemplos, en las oficinas de las empresas, las planillas de cálculo han desplazado a los antiguos licenciados que con lápiz y borrador llevaban los números de una empresa. Los informes ya pueden ser tipeados en un teclado. Los alumnos de algunas universidades toman notas de las charlas de los profesores con notebooks, y rara vez se les ve escribiendo a mano. Solo son unos minúsculos casos de un centenar que podríamos nombrar. Todo me lleva a pensar que el 95% de las actividades de una persona ligadas a la tarea de la escritura, pasan en su mayoría por dispositivos tecnológicos que lo hacen demasiado bien en lugar de usar las manos y un lápiz.


Pero, ¿como nos afecta el desarrollo y la salida de dispositivos cada vez más "inteligentes", serviles e intuitivos que reemplazan de forma correcta y casi "perfecta" a la escritura manual? Pues, como muchos sabrán, hoy en día en muchas escuelas donde los niños estudian como lo hacíamos nosotros en nuestros tiempos, se está desarrollando una migración voluntaria de mano de los gobiernos y de empresas varias en donde se sienten orgullosos por poner en manos de jóvenes (y pequeños) dispositivos tecnológicos que aumentan las horas de tipeo en lugar de la escritura manual.

Entiendo que exista una necesidad cultural y de Estado el involucrar a las futuras generaciones en el conocimiento sobre las nuevas tecnologías, en las Redes Sociales y en la evolución misma de conocer cada vez más las nuevas herramientas. Pero, ¿y si en vez de incentivar la dígito-presión sobre un teclado no incentivamos al menos en una etapa pre-escolar y escolar la práctica de la escritura manual que ha formado al mundo mismo?

La escritura manual está involucionando y sin saberlo, o quizás sí, en una evolución tecnológica sin freno sobre la forma en que escribimos. Quizás sea una ironía escribir una entrada poniéndome bohemio con la escritura manual utilizando un teclado en éste momento, pero lo cierto es que en mi caso admito pasar la mayoría del tiempo tipeando algo, no escribiendo, y por momentos cuando tengo que escribir a mano sinceramente me cuesta. 

Si tengo suerte, como padre trataré de inculcarle a mis hijos la práctica de la escritura para saber que en tal caso la tecnología se equivoca, al menos a una edad temprana, aunque a esta altura del partido me esté ganando por goleada en la idea de incentivar ésta amada técnica.
5 comentarios

Entradas populares de este blog

Botones capacitivos no vibran o encienden en Samsung S6

PARTE I: Instalar OCS Inventory NG (Server) en Ubuntu Linux 14.04 LTS

Enviar mensaje masivo a PCs con Windows en un Dominio