¿Las Redes Sociales pueden Ayudar al Ciudadano y al Estado?


Días atrás les comentaba como, en mi opinión, nos afecta la espontaneidad de Twitter y a la información que consumimos a través de él. El hecho de que la herramienta social sea utilizada para los cientos de diversos fines de cada uno de los internautas la hace un eslabón importantísimo a la hora de estar "al día" con noticias de cualquier índole.

En éstos días que corren, es común tener que lidiar con mucha información, y por sobre todas las cosas, organizarla de tal manera de evitar informarnos detrás de ella, si no en forma paralela. En ese juego de seguir de cerca a la liebre del conocimiento y estar al día nos topamos con herramientas excelentísimas como Twitter, los lectores de Feeds o también Facebook, aunque sea otro perfil de red distinto sin ser tan espontánea como la primera que nombre.

Para comenzar con esta entrada, nada mejor con explicarles una situación cotidiana que vivimos en mi ciudad natal de Córdoba, donde el parque automotor se ha vuelto prácticamente un caos. Trasladarse desde un punto de la ciudad a otro por momentos resulta mucho más complicado que quedarse en casa, aunque no lograríamos mucho con ello. Una ciudad donde la infraestructura vial ha avanzado y se ha estancado, y sus soluciones se han vuelto bastante complejas: la inexistencia de carriles exclusivos para vehículos de tracción sanguínea, falta de vías exclusivas para el Transporte Público o dejadez del estado mismo de las calles, sumado a una semaforización incorrecta en muchos puntos de la ciudad, donde la coordinación de ondas verdes es prácticamente inexistente.

Todo ello me lleva a pensar de que las cosas no se están haciendo, y ni siquiera se están tomando cartas en el asunto. La explosión demográfica vehicular nos está enseñando que se ha vuelto un problema de todos los días, volviéndose por momentos un verdadero infierno. No es raro ver a pasajeros del Transporte Público en largas y agotadoras filas en espera de un micro que los lleve a destino, como pidiendo a gritos el mínimo respeto por el derecho a su movilidad.

¿En qué punto ingresan las Redes Sociales en todo esto? ¿Acaso las mismas se pueden usar como herramientas para solucionar el problema del tránsito? La respuesta es NO. Las Redes Sociales no pueden mejorar el estado del tránsito, no son ellas las encargadas de ensanchar una calle, tapar un bache, o mejorar el tan defectuoso Servicio de Transporte publico. Pero como dicen muchos profesionales, si la solución no está al alcance de la mano, usemos la herramientas para aproximarnos a ella.

Como ya saben, en mi opinión Twitter hoy en día es una de las herramientas más ricas que existen. Y como herramienta debe ser utilizada, en este caso para informar a la sociedad. El Estado es el responsable de, al menos no dejar en vilo a sus ciudadanos en una dulce espera de su transporte, o con la repentina sorpresa de encontrarse con un corte provocado ya sea por una manifestación o por empleados del Estado municipal reparando un desperfecto de cualquier índole. Sería una ventaja sobre la desinformación que el ciudadano sepa, ya sea a través de Facebook, Twitter, Forusquare o un GPS actualizado el estado de los medios viales de su ciudad en donde miles de movilizan.

Imaginen una cuenta de Twitter perteneciente al Estado Municipal, el cual a través de ella nos informe de reparaciones en una calle, de posibles cortes provocados por una manifestación, de un desperfecto momentaneo en un semáforo en una esquina determinada, o hasta la demora que podríamos tener en esperar la próxima unidad de bus para que nos recoja.

Muchas veces el Estado comete el error de no involucrarse ni comprometerse con las necesidades básicas y no básicas de la gente, pero un paso importante sería mantener informados a los que habitamos en él con los cambios que se realizan, ajenos o propios sobre el suelo municipal. Para ello, disponemos de herramientas gratuitas, a disposición de todos, sean usuarios o no de ellas. Las mismas están al alcance, los medios que ellas nos proveen pueden ser utilizados a favor de las personas, no para solucionarles los problemas (ya que ello depende pura y exclusivamente del Estado en sí), si no al menos para generar un entendimiento con el ciudadano preocupado por llegar tarde a su trabajo, para darle el derecho a conocer una ruta alternativa para llegar a él o hasta generar porqué no, un sano feedback con el Estado mismo.

Quizás sea un anhelo utópico y futurista tener a los usuarios conectados a una Red Social determinada para mantenerlos al tanto de una situación en el tránsito actual in situ. Peor sería no hacer nada al respecto. Las herramientas están, solo hay que saber utilizarlas y sacar el mejor provecho de ellas y que mejor explotarlas para quitarle una preocupación más a los que nos movilizamos en esta (por momentos) caótica ciudad.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Botones capacitivos no vibran o encienden en Samsung S6

PARTE I: Instalar OCS Inventory NG (Server) en Ubuntu Linux 14.04 LTS

Enviar mensaje masivo a PCs con Windows en un Dominio